El ojo de gallo y cómo curarlo

El ojo de gallo y cómo curarlo

El ojo de gallo y cómo curarlo

 

Mucha gente ha tenido una sensación rara en su pie, sobre todo al caminar y en reposo, y cuando se ha ido a mirar ha observado un punto extraño: el heloma interdigital u ojo de gallo.

Los ojos de gallo aparecen por muchas razones, que pueden venir desde nuestro propio cuerpo o por razones externas. La causa principal de que los ojos de gallo aparezcan es el uso de calzado inadecuado. El calzado estrecho en la parte de los dedos es uno de los que más causa la aparición de esta dolencia, algo habitual en personas que llevan zapatos reglamentarios o uniformes. Pero no sólo puede salir un ojo de gallo en los dedos, también es frecuente que lo haga en la planta de los pies.

La única forma efectiva de deshacerse de un ojo de gallo es la cirugía. Es la única forma existente de eliminar esta protuberancia ósea para siempre. Hay mucha gente reacia a pasar por el quirófano y, aunque no es un método demasiado efectivo, puede aplicarse un tratamiento de exfoliación que alivie los síntomas, aunque con el tiempo el ojo de gallo vuelve a molestar, ya que nunca se habrá ido. En la farmacia venden productos para este fin, aunque si queremos ampliar el tiempo entre la exfoliación y la aparición de nuevo de los síntomas debemos optar por utilizar calzado cómodo y, si el ojo de gallo está en los dedos del pie, utilizar algún tipo de prótesis o solución que evite el roce de los dedos entre ellos para que no acelere la aparición.

Sea cual sea la solución, debemos hacer algo al respecto ya que con el tiempo el dolor irá a más y puede llegar a afectar incluso a nuestra forma de caminar, ya que por el dolor puede hacer que nos tengamos que quedar en casa sentados más de una vez.

Sin Comentarios

Deja tu comentario