6 Consejos para Activar tu Poder de Autocuración y Prevenir Enfermedades

6 Consejos para Activar tu Poder de Autocuración y Prevenir Enfermedades

Recuerdo la escena de una película dónde un hombre que iba conduciendo al observar que parpadeaba la luz del aceite, sacaba una escopeta y eliminaba de un disparo todo el cuadro de mandos del coche. Esta es la forma en que se tienden a tratar muchos problemas de salud. Nos deshacemos de los síntomas pero no de las causas. La luz aparece porque al coche le falta aceite y, al eliminarla, aunque nos deshacemos de ese molesto parpadeo, el problema no desaparece.
Nuestro cuerpo también envía señales de alerta. Genera síntomas como dolor, mareo, nauseas, etc.. Si cometemos el error de ir eliminando solo los síntomas y no investigamos la causa del problema, nos daremos cuenta de la verdadera causa de forma brusca, cuando quizá sea demasiado tarde.
El autocuidado desde la perspectiva del coaching de salud, desarrolla una actitud en la persona para que aprenda a escuchar las advertencias que su cuerpo le está enviando y pueda rellenar su depósito con el  “aceite” adecuado.
¿Cómo se pueden escuchar los síntomas? 
Echemos un vistazo a lo que el cuerpo quiere comunicarnos y como atenderlo bien.

Un cuerpo saludable es capaz de mantenerse en un estado de equilibrio, lo que implica a la mente, el cuerpo y el espíritu. Cuando tienes salud, casi como cuando montas en bici, tienes libertad para mover tu cuerpo, transitar nuevos caminos dirigidos por tu mente y elevar tu espíritu. 😉

  
Y …¿qué cosas aumentan nuestra vitalidad?

1. Agua,  hidratación

Nuestros cuerpos se componen de alrededor de 80% de agua. Tenemos que mantener este flujo de agua para llevar los nutrientes por todas las zonas del organismo. Así que …¡a beber más agua!
2. Sueño
Mientras dormimos unas fuerzas invisibles sanan nuestros cuerpos. La nueva piel sustituye a la antigua. Los hematomas van desapareciendo y los músculos se reconstruyen. El sueño es imprescindible para la auto-sanación.

3. Relajación
Al igual que la respiración introduce aire y lo expulsa en una secuencia determinada, hay un tiempo para todo. La auto-curación significa regeneración. La regeneración ocurre cuando estamos en reposo.

4. Optimismo
Persigue aquello que te haga feliz. Tomate tiempo para disfrutar de aquello que te hace estar más alegre.
5. Ejercicio
El ejercicio aumenta la circulación, la respiración, estimula el cuerpo a hacer lo que mejor sabe hacer: Trabajar. El ejercicio no tiene que ser una carrera de velocidad. Recientemente se ha demostrado que tres kilómetros de caminata a la semana, pueden mejorar la salud de forma significativa. Esto se traduciría en 20 minutos de caminata tres veces a la semana o tan sólo diez minutos al día.
6. Espiritualidad
La conexión espiritual alimenta la conexión entre el cuerpo y el alma, y sobre todo, la conexión con nuestro propósito vital, algo que trasciende a los demás.
QUE COSAS DISMINUYEN LA ENERGÍA CURATIVA
1. Toxinas
El humo de los coches, el exceso de radiación, el ruido, etc. puede  estresar el cuerpo. Con un tiempo de exposición  dado, además puede conducir a dolencias en personas sensibles. Evitar esta contaminación puede prevenir muchas enfermedades.

2. Agotamiento
Exprimirse en el trabajo, forzar más allá de lo que nuestro cuerpo soporta de forma sostenida, ya sea física o mentalmente, puede conducir a la enfermedad.

3. Tristeza y depresión
Los estados de ánimo se alteran bien por razones emocionales o físicas. Investigaciones recientes sobre la química del cerebro ha demostrado que muchos alimentos pueden alterar el estado de ánimo. Nuestro ánimo se puede alterar en función de alergias, problemas hormonales, nutrición deficiente, etc. 
Escucha a tu cuerpo.!
Descubre la causa real de tus problemas de salud, no sólo los síntomas. Aprende a sentir tu cuerpo, dominar tu mente y conectar con tu espíritu, ya que todo está intrínsecamente conectado pero, sobre todo, hazte cargo cuanto antes de tu salud.!

Contagiate de Salud, blog sobre salud, bienestar y coaching de salud

Sin Comentarios

Deja tu comentario