La eficacia de las especialidades homeopáticas

La eficacia de las especialidades homeopáticas

Solosaludnet

La homeopatía tiene diversas ramas, destacando sus aplicaciones en la pediatría o la medicina veterinaria. Al carecer de efectos secundarios descritos y ser fácil de administrar está muy aceptada en estas especialidades.

Uno de los aspectos que más inquieta a los padres es el hecho de que sus hijos se pongan enfermos o sufran algún tipo de accidente. Los bebés y los niños están expuestos a ciertos riesgos que con el paso del tiempo se minimizan como golpes, cardenales, irritaciones, dolores musculares por una fuerte práctica deportiva, etc.

Otro periodo bastante estresante durante la infancia es el momento de la aparición de los primeros dientes. Llantos constantes, mejillas enrojecidas, inflamación de las encías, diarrea, nalgas con irritaciones, etc., y noches en vela para unos padres desesperados que ya no saben cómo calmar a su criatura.

Aunque normalmente para tratar estos problemas vinculados a la edad pediátrica se recurre a analgésicos provenientes de la medicina tradicional, hay más formas de hacer frente a estos trastornos infantiles. La homeopatía pediátrica ofrece excelentes resultados ya que actúa sobre el malestar general de los niños provocando ese alivio que siempre se busca en los momentos de más dolor.

Este método terapéutico está indicado para el abordaje de problemas frecuentes a estas edades como otitis, tos, problemas respiratorios, mucosidad, trastornos del sueño, etc., e incluso para la prevención de determinadas patologías como la gripe, las bronquiolitis, las alergias…

En el momento de la dentición la homeopatía resulta también un buen recurso, sobre todo, en la mitigación de los efectos asociados a ese proceso necesario en el desarrollo de nuestros hijos. Entre las ventajas de los medicamentos homeopáticos que más suelen valorar los progenitores destaca, por un lado, el hecho de que se administran con facilidad y, por otro, el que carecen de efectos secundarios descritos.

Aparte de la homeopatía para los niños, desde 1833 este método tiene otra aplicación: la medicina veterinaria. Actualmente los medicamentos homeopáticos se usan en animales domésticos, animales destinados al consumo humano y en animales de competición. De hecho, tal y como se explica en el Libro Blanco Sobre Homeopatía, “en la legislación sobre ganadería ecológica se especifica que sólo se pueden usar medicamentos homeopáticos o fitoterapia.”

En cuanto a animales de competición sobresale el tratamiento equino. Según algunos expertos que han adoptado este sistema para tratar a los caballos, estos animales suelen padecer trastornos que requieren una solución urgente. Cólicos, traumatismos o heridas, han de tratarse en el momento, algo que facilitan los medicamentos homeopáticos.

En cualquier caso, para conocer más de este sector de la salud no hay nada cómo consultar los datos, que en líneas generales, son positivos. Por ejemplo, en el I Estudio sobre conocimiento y uso de la homeopatía, desarrollado por Laboratorios Boiron, líderes en homeopatía, se muestra que “el 82% de los usuarios de homeopatía se encuentra satisfecho o muy satisfecho con los resultados obtenidos.”

Sin Comentarios

Deja tu comentario