Tags Posts taggeados en "Cáncer"

Cáncer

La ‘Aspirina’ puede ayudar a retrasar el enfisema precoz

 

La ‘Aspirina’ es un fármaco que mucha gente utiliza de forma habitual, y más aún después de conocerse hace unos años el poder protector que tiene frente a los cánceres del tracto digestivo (esófago, estómago e intestino) y también de que su uso se haya asociado con una disminución del riesgo de aparición de un ictus no fatal.

Claros han sido los estudios que han revelado los beneficios de tomar la ‘Aspirina’ regularmente y ahora se ha descubierto otro que también es bastante increíble. Según una nueva investigación, el uso frecuente de esta pastilla (tres o cuatro veces por semana) ayudaría a retrasar la progresión de un enfisema precoz. El enfisema es un tipo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica en la que los alveolos, las bolsas de aire de los pulmones, están dañadas y no permiten que el cuerpo reciba el oxígeno necesario. Hasta ahora el único método que se conocía para evitar el desarrollo de un enfisema precoz era el de dejar de fumar y no volver a engancharse.

A las 4.471 personas que participaron en el ‘Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis Lung Study’ se les hizo un seguimiento durante diez años y se le realizaron 4 tomografías del porcentaje de enfisema. El 21% de los estudiados tomaba ‘Aspirina’ con frecuencia y un 55% no había fumado nunca. El uso frecuente de la pastilla se asoció a una progresión bastante más lenta del porcentaje de enfisema. “Nuestro estudio ha encontrado que las personas que toman ‘Aspirina’ regularmente presentan una progresión más lenta de enfisema durante diez años si se compara con los que no la toman” ha dicho Carrie Aaron, investigadora del Centro Médico de la Universidad de Columbia y que ha presentado los datos del estudio en la Conferencia Internacional 2015 de la Sociedad Torácica Americana.

“Fumar es un placer genial, sensual…” dice el famoso tango de Carlos Gardel. Pero lo que en aquel momento no se sabía, es que fumar ¡también es mortal! En este mes de noviembre, en el que se pone énfasis en la concientización sobre el cáncer del pulmón, lo mejor que puedes hacer por tu salud, es decirle NO, una vez y por todas, al hábito de fumar.

La Asociación Americana del Cáncer  (American Cancer Society) lo afirma categóricamente: fumar es el factor de riesgo más importante del cáncer del pulmón, el segundo cáncer más común que afecta tanto a los hombres (después del cáncer de próstata), como a las mujeres (después del cáncer del seno), y es el responsable de aproximadamente un 14% de todos los casos nuevos de cáncer que se reportan anualmente en los Estados Unidos.

A nivel global, el cáncer del pulmón ha sido el cáncer más común durante décadas. En el 2008, se reportaron 1.61 millones de casos nuevos (lo que equivale a un 12.7% de todos los casos nuevos de cáncer).  Fue también en ese año la causa más importante de muerte a nivel internacional, con 1.38 millones de muertes, la mayoría de las cuales (un 55%) ocurrieron en países en desarrollo.  Y la tendencia, a no ser que drásticamente se reduzca el número de fumadores, es que el cáncer del pulmón irá en aumento.

Se considera que la disponibilidad de los cigarrillos es precisamente la que ha propulsado la incidencia del cáncer del pulmón. A principios del siglo pasado, el cáncer de pulmón no cobraba tantas víctimas como ahora. Las cifras de personas afectadas fueron en aumento cuando comenzaron a venderse los cigarrillos empaquetados, cada vez más accesibles en el mercado. Y aún ahora, cuando cada cajetilla lleva impreso el aviso del peligro de fumar, millones siguen haciéndolo, a pesar de los estragos para la salud.

Revisa los puntos siguientes y verás que vale la pena apagar el cigarrillo:

  • Se estima que aproximadamente el 80% de las muertes por cáncer del pulmón se deben al hábito de fumar
  • Es poco probable que una persona que no haya fumado desarrolle cáncer de pulmón microcítico (o cáncer de pulmón de células pequeñas)
  • El riesgo de cáncer del pulmón entre los fumadores es muchas veces mayor que entre los no fumadores.
  • El riesgo aumenta mientras más tiempo se fume y más paquetes de cigarrillos se consuman al día.
  • Y no creas que los puros (tabacos, habanos) o pipas son menos peligrosos. Tanto unos como otras tienen casi la misma probabilidad de causar cáncer que los cigarrillos.
  • Tampoco te protege fumar cigarrillos “light”, con bajo contenido de alquitrán (el riesgo de desarrollar cáncer es prácticamente el mismo que con los cigarrillos regulares), y los mentolados, probablemente te hagan inhalar más profundamente.

Las ventajas de dejar de fumar a tiempo

  • La principal, es evitar que se desarrolle el cáncer. Si dejas de fumar antes de que este surja, el tejido de tus pulmones comenzará a repararse por sí solo.
  • Independientemente del tiempo que hayas estado fumando, tu riesgo empieza a disminuir cuando dejas de fumar:

Si dejas de fumar a los 30: reduces tus probabilidades de morir prematuramente por enfermedades relacionadas a fumar en más de un 90%

Si dejas de fumar a los 50: el riesgo de muerte prematura se reduce en un 50%.

Incluso los que dejan de fumar a los 60 viven más y mejor que los que continúan fumando.

Recuerda: mientras más tiempo permanezcas sin fumar, menos riesgo tendrás de desarrollar cáncer del pulmón. Para los que dejan el cigarrillo cuando ya tienen cáncer, dejar de fumar reduce el riesgo de recurrencia y de la formación de un segundo cáncer.

Cada día de vida es un regalo maravilloso. ¿Por qué acortarla innecesariamente por un hábito destructivo? Evita ser una víctima más del cáncer de pulmón y apaga definitivamente ese cigarrillo que no te conviene.

Imágen © iStockphoto.com / Sebastian Kaulitzki

Vida y Salud

Muchas personas toman vitaminas a diario con la idea de mantenerse saludables y complementar su nutrición, pero al parecer esta especie de ritual tiene un efecto beneficioso que nadie conocía: reducir, aunque modestamente, el riesgo de desarrollar cáncer y sólo en los hombres.

Aunque las vitaminas en pastillas se desarrollaron para compensar las deficiencias de vitaminas y minerales en la dieta, muchas personas las toman con la esperanza de prevenir enfermedades, aunque de hecho, hay estudios que han mostrado que dosis muy altas de ciertas vitaminas tomadas individualmente pueden en realidad ser dañinas.

Sin embargo, un estudio realizado recientemente, y publicado en la edición en línea del 17 de octubre de la revista Journal of the American Association (JAMA), halló que los hombres que toman un multivitamínico todos los días durante varios años pueden reducir ligeramente su riesgo de contraer cáncer.

Según un grupo de investigadores del Hospital Brigham and Women’s y de la Escuela Médica de Harvard, el cáncer en general se redujo alrededor de un 8% en los participantes que tomaban un multivitamínico. No se encontró, sin embargo, diferencias en las tasas de muerte debido al cáncer entre los participantes que tomaban vitaminas y los que tomaban placebos. Los hallazgos del estudio se presentaron en la reunión anual sobre la prevención del cáncer de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer, en California.

El estudio se llevó a cabo con unos 14,700 médicos del sexo masculino de mínimo 50 años, seleccionados al azar, y fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU y BASF Corp. La compañía Pfizer, fabricante del Centrum Silver proporcionó los multivitamínicos. Todos  los participantes tomaron o un multivitamínico Centrum Silver al día o un placebo,

Al inicio del estudio, 1,300 (el 9%) de los médicos tenían antecedentes de cáncer, pero se consideraban ya curados. El estudio se prolongó durante 11.2 años, y al concluir se halló una reducción de 8% en general entre los participantes que tomaban el multivitamínico a diario. El multivitamínico no pareció tener efecto en el cáncer de próstata, el más común entre los participantes debido a su edad. Se observaron también algunas mejoras en el cáncer de vejiga, cáncer de pulmón y el cáncer colorrectal, así como en los hombres que habían tenido cáncer previamente, pero no fueron significativas.

No se sabe por qué los multivitamínicos tuvieron ese efecto benéfico, aunque están diseñados para imitar los componentes de las frutas y las verduras, que son los alimentos que se han relacionado con un menor riesgo de cáncer. En todo caso, este multivitamínico no parece haber tenido ningún efecto negativo entre los participantes.

Tampoco se sabe si entre los componentes del multivitamínico hay una vitamina o un mineral en particular que tenga relación con la disminución del riesgo de contraer cáncer, o si se trata de la combinación bien balanceada de los componentes, administrados en dosis adecuadas. Se necesitan más investigaciones para determinar esto.

Como el estudio se realizó sólo en hombres de más de 50 años, no se puede asegurar que tenga el mismo efecto en las mujeres, ni tampoco en los hombres de otras edades.

En todo caso, el objetivo principal de tomar una multivitamina es prevenir la deficiencia de algunas vitaminas. De manera que si mejoran tu estado nutricional, y si además pueden tener un beneficio, aunque modesto, en lo que se refiere a la prevención del cáncer y no parece existir ningún peligro asociado con su consumo en las dosis adecuadas (no megadosis), quizá podría tener beneficios tomar una pastillita al día.

Imágen © iStockphoto.com / Mykola Velychko

Vida y Salud

Investigadores de la University of Southern California y del Cancer Prevention Institute of California examinaron los datos sobre casi 2.000 hombres que participaron en un estudio sobre el cáncer de próstata. Más de la mitad de los hombres fueron diagnosticados con formas avanzadas de la enfermedad.

Los participantes completaron cuestionarios detallados sobre qué tipos de carnes y aves comían y cuánto. A los hombres se les preguntó acerca de sus métodos de cocción, si sus carnes eran fritas, a la parrilla o a la plancha. También se les mostraron fotografías de alimentos en los distintos niveles de preparación, por lo que pudieron indicar qué tan bien cocidas comían sus carnes.

Se  encontró que los hombres que comieron más de 1,5 porciones de carne roja frita en una sartén por semana aumentaron el riesgo de cáncer de próstata avanzado en un 30 por ciento. Además, los hombres que comieron más de 2,5 porciones de carne roja cocida a altas temperaturas fueron 40 por ciento más propensos a tener cáncer de próstata avanzado, según los resultados del estudio.

Las hamburguesas, en particular, se relacionaron con un mayor riesgo de cáncer de próstata, según el estudio. Se cree que los resultados son consecuencia de los diferentes niveles de acumulación de carcinógenos que se encuentran en las hamburguesas, dado que puede alcanzar altas temperaturas internas y externas más rápido que el filete. El riesgo también fue mayor entre los hombres hispanos.

Aunque los hombres que comían principalmente aves de corral al horno tenían un menor riesgo de cáncer de próstata avanzado, los que comieron pollo frito tenían un riesgo mayor para la enfermedad. Los investigadores concluyeron que las dietas ricas en carne frita o aves de cualquier tipo puede aumentar el riesgo de los hombres para el cáncer de próstata.

Aunque la razón de por qué freír en sartén las carnes puede conducir a un mayor riesgo de cáncer de próstata no está clara, los investigadores sugirieron que la causa puede ser la formación durante el proceso de cocción de agentes cancerígenos que dañan el ADN, conocidos como aminas heterocíclicas. Estos productos químicos que causan cáncer se forman cuando los azúcares y aminoácidos se cocinan a temperaturas más altas durante largos periodos de tiempo.

Las observaciones de este estudio por sí solas no serían suficientes para hacer recomendaciones de salud, pero teniendo en cuenta los pocos factores modificables de riesgo conocidos para el cáncer de próstata, la comprensión de los factores dietéticos y los métodos de cocción son de gran importancia para la salud pública, según los investigadores.


Farmacia

¿Sabías que casi 170 millones de años de vida saludable se perdieron en el 2008 en todo el mundo debido al cáncer? A pesar de todos los avances en cuanto a los tratamientos disponibles, los expertos coinciden en que, la mejor arma contra esta enfermedad es la prevención. Infórmate de lo que puedes hacer para evitarla porque es demasiado perder tan solo uno de esos años de vida.

Un total de 169.3 millones de años de vida saludable se perdieron en todo el mundo en el 2008  debido al cáncer, según calcula un estudio realizado por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC). Los investigadores analizaron las estadísticas de cáncer en todo el mundo y usaron una medida llamada años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) para  evaluar no solamente las pérdidas ocasionadas por el cáncer, sino también los efectos por discapacidad entre los sobrevivientes (la infertilidad que deja el cáncer cervical, la disfunción eréctil del cáncer de próstata o la pérdida de los senos por el cáncer de mama o seno, por citar algunos ejemplos).

Aunque la cifra abarcó a todos los tipos de cáncer, el cáncer de colon, el cáncer del pulmón, el cáncer de mama (cáncer de seno) y el cáncer de próstata, fueron los principales contribuyentes en todas las zonas del planeta (oscilando entre un 18 y un 50 por ciento del total), mientras que los cánceres relacionados con las infecciones, como el cáncer de hígado, el cáncer del estómago  y el cáncer cervical, abarcaron un mayor porcentaje en Asia oriental y África Subsahariana.  Y, a pesar de lo que se cree, un mejor acceso al tratamiento de alta calidad en los cánceres comunes como los de pulmón, estómago, hígado y páncreas, que tienen un gran número de muertes, no mejoró su supervivencia. ¿La conclusión? Los expertos están de acuerdo en que la prevención juega un papel importantísimo a la hora de reducir las pérdidas que produce el cáncer a nivel mundial.

Otro hallazgo significativo de este análisis es que el promedio de muerte prematura debido al cáncer fue mayor en países de ingresos bajos. De hecho, el 70% de las muertes causadas por esta enfermedad se registran en estos  países.

“Nuestros hallazgos ilustran muy crudamente la forma en que el cáncer ya es una barrera para el desarrollo sostenible en los países más pobres de todo el mundo”, declaró el Dr. Freddy Bay, subdirector de la Sección de Información sobre el Cáncer del IARC. “Y esto empeorará en los próximos años si se descuida el control del cáncer.”

Según los analistas de la Sociedad Americana del Cáncer,  el cáncer  es la causa principal de muerte entre los latinos en Estados Unidos (aunque para la mayoría de ese país la enfermedad cardíaca siga siendo la causa principal de muerte). En el 2009, que es el último año en que se tiene este tipo de estadísticas, 29,935 hispanos murieron en Estados unidos por cáncer, vs. 29,611 que murieron por problemas cardíacos.

En general, la misma Sociedad Americana del Cáncer estima que este año 577, 190 personas morirán por este enfermedad y que 33, 200 serán hispanos.

Qué es el cáncer

De acuerdo a la Sociedad Americana del Cáncer, el cáncer es un grupo de enfermedades caracterizadas por el crecimiento incontrolado y la propagación de células anormales. Si la propagación no es controlada, se puede producir la muerte. El cáncer es causado por elementos  externos (el tabaco, los organismos infecciosos, la mala alimentación, los productos químicos y la radiación), aunque también pueden intervenir factores internos (mutaciones heredadas o genéticas, hormonas, condiciones inmunológicas y cambios que se producen a partir del metabolismo). Estos agentes que lo causan pueden actuar juntos o en secuencia para iniciar o promover el desarrollo del cáncer. Frecuentemente pasan diez o más años entre la exposición a los factores externos y cuando se detecta el cáncer.

Los cánceres asociados con agentes infecciosos son mucho más comunes entre los hispanos.  Por ejemplo, en América Latina uno de cada seis casos nuevos de cáncer se atribuye a agentes infecciosos,  en comparación con uno de cada 25 casos nuevos de cáncer en América del Norte.

Es importante que sepas reconocer sus síntomas

Hay más de cien tipos de cáncer. Cualquier parte del cuerpo puede verse afectada, de allí que haya una  amplia variedad de síntomas que podrían indicar su presencia.  Los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos (NIH), indican que estos son algunos de los síntomas principales:

  • Un engrosamiento o bulto en el seno o en cualquier otra parte del cuerpo
  • Un lunar nuevo o un cambio en un lunar existente
  • Una llaga que no sana
  • Ronquera o una tos que no se quita
  • Cambios en los hábitos del intestino o de la vejiga
  • Malestar después de comer
  • Dificultad para tragar
  • Aumento o pérdida de peso sin una razón conocida
  • Sangrado o secreción inusual
  • Sentirse débil o muy cansado

Generalmente la presencia de uno de estos síntomas no indica necesariamente que se haya desarrollado un cáncer. Algunas de las molestias pueden deberse a tumores benignos (que no son cancerosos). Sin embargo, como en sus etapas iniciales el cáncer no causa dolor, lo mejor es ir al médico si notas cualquiera de estas señales o cualquier cambio significativo en tu salud.

¿Puede prevenirse el cáncer?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) , los cánceres de más impacto en la salud pública, como los de mama, del cuello del útero (cervical o cérvix) y colorrectal, se pueden curar si se detectan a tiempo y si se tratan adecuadamente. La OMS también indica que más del 30% de los cánceres se podrían prevenir, tomando estas medidas:

  • Evitando el tabaco (que es la principal causa prevenible de cáncer a nivel mundial).
  • Ingiriendo alimentos sanos (disminuyendo el consumo de carnes rojas y alimentos procesados y aumentando el consumo de frutas, granos integrales y vegetales, por ejemplo).
  • Realizando algún tipo de actividad física.
  • Moderando el consumo de alcohol y la exposición al sol.
  • En los países en desarrollo, hasta un 20% de las muertes por cáncer podrían prevenirse mediante la vacunación contra el virus de la hepatitis y el virus del papiloma humano.

Con seguridad, no le permitirías a un ladrón entrar en tu casa. Debes hacer lo mismo con el cáncer.  Proponte desde hoy mismo cambiar  los hábitos que pueden aumentar tu riesgo de contraerlo y adopta los hábitos saludables que te protegen de él. Ese será tu mejor seguro de vida.

Imágen © iStockphoto.com / Giorgio Magini

Vida y Salud

Un nuevo estudio ha encontrado ciertos datos genéticos relacionados con cromosomas específicos que podrían ayudar a los especialistas a predecir quiénes tienen más posibilidades de desarrollar cáncer oral. Aquí te contamos más detalles sobre este hallazgo y cómo detectar si algo no anda bien en la salud de tu boca.

Los avances en el estudio de nuestro mapa genético siguen arrojando pistas sobre la predisposición a desarrollar ciertas enfermedades, entre ellas el cáncer oral.  Y qué bueno que así sea, ya que de una a 10 personas de cada 100 mil desarrollará cáncer oral en la mayoría de los países. Así lo estima la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según datos del mismo organismo, esta enfermedad es relativamente mayor en los hombres, en los ancianos y entre las personas de bajo nivel de ingresos o educativos.

Como su nombre lo indica, el cáncer oral es aquel que se desarrolla en algún lugar de la boca. Puede ser en la piel, la lengua, la cara interna de las mejillas, el paladar duro (la región frontal del techo de la boca), las encías y hasta la zona detrás de las muelas de juicio.

Quizás te preguntes, ¿puede dar cáncer en la boca? Desde luego, como en cualquier otra parte del cuerpo, aunque debido a la ubicación de estos tipos de cáncer, se dice que pertenecen al grupo de los tumores de la cabeza y el cuello.

¿Cómo puedes darte cuenta de que algo no anda bien? Por ejemplo, si aparecen pequeñas manchas blancas, ampollas recurrentes o que no sanan y/o si empiezas a perder dientes, estos son algunos de los síntomas que pueden sugerir una señal de alarma.

Ahora, un grupo de investigadores de la BC Cancer Agency en Vancouver, Canadá, ha detectado algunos cambios en el patrón de los cromosomas que pueden predecir cuáles pacientes con lesiones orales pre malignas desarrollarán cáncer en la boca. Los cromosomas son segmentos largos del ADN en forma de bastoncillos, que se encuentran en el núcleo o centro de la célula. Se encuentran en pares y cada especie tiene su número fijo.

Específicamente, según este estudio que apareció publicado online en el medio Cancer Prevention Research, los investigadores notaron que los pacientes que tenían una pérdida de heterocigosidad sobre los brazos cortos de los cromosomas 9 y 17 y sobre los brazos largos del cromosoma 4, tienen más riesgo de desarrollar un tipo de cáncer conocido como carcinoma de las células escamosas, comparado con quienes retenían la copia de heterocigosidad en los tres cromosomas.

La heterocigosidad (del griego hetero o diferente y cigoto, huevo) está relacionada con alguna anormalidad o diferencia entre los miembros de un par de cromosomas que deberían ser similares. Ten en cuenta que cada persona tiene 46 cromosomas agrupados en 23 pares. En cualquier par de cromosomas, por ejemplo en el número 4, un miembro es heredado del padre y el otro de la madre. Si alguien hereda dos variantes de un gen en un par de cromosomas, dicha persona se considerará heterocigota para ese gen.

Para llegar a estos resultados, los investigadores hicieron un estudio de probabilidad sobre 296 pacientes con una displasia oral media o moderada, mediante un análisis retrospectivo de otro estudio publicado en el año 2000, en el cual los mismos científicos ya habían detectado que una pérdida de heterocigosidad en los brazos cortos de los cromosomas 3 y 9 estaban vinculadas con lesiones orales progresivas.

En el análisis actual, los científicos redefinieron el modelo y demostraron que el cromosoma 3 es menos importante que las combinaciones de los otros tres (el 4, el 9 y el 17), y que el cromosoma 9 juega un papel central (el análisis sugiere que los pacientes sin heterocigosidad en el cromosoma 9 pueden tener menos riesgos).

Pero espera un momento, no te enredes tanto con nombres difíciles y complejos o si tu fuerte no es la genética. Lo importante de este hallazgo es que puede ser de gran ayuda para que los médicos y los especialistas desarrollen tratamientos especiales para cada paciente, y que aumenten los cuidados para quienes tienen más posibilidades de desarrollar cáncer y evitar tratamientos innecesarios para prevenirlo en los casos en que el riesgo sea bajo.

Ya lo sabes, no sólo debes cuidar la salud de tu boca para mantener una bonita sonrisa sino también para evitar problemas y complicaciones mayores. Recuerda visitar al especialista una o dos veces por año. Y si notas que hay algún signo de alarma o estas preocupado por tu salud bucal, es importante que no te asustes y que tengas en cuenta que los mismos síntomas del cáncer también pueden ser causados por otros problemas que también necesitan tratamiento. Lo importante es que consultes con tu dentista lo antes posible para que te asesore y que despeje tus dudas.

Imágen © iStockphoto.com / Alexander Shirokov

Vida y Salud

Es octubre y estamos en el mes de la concientización del cáncer de mama. Desde vidaysalud.com nos sumamos a las múltiples iniciativas que se hacen en todo el mundo para combatir esta enfermedad. Por eso queremos recordarte la importancia de la detección temprana, las ventajas y desventajas de hacerte mamografías de control y cómo puedes tu misma controlarte desde casa.

Actualmente, el cáncer de mama es el más frecuente en las mujeres, tanto en los países desarrollados como en vías de desarrollo. Para combatir este cáncer, en octubre se celebra el mes de la concientización del cáncer de mama y muchas organizaciones en todo el mundo potencian sus esfuerzos para difundir la mayor cantidad de información posible para poder evitar o superar la enfermedad.

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC), la mejor forma de detectar el cáncer del seno cuando se inicia, es mediante una mamografía, especialmente si tienes entre 50 y 74 años.

La mamografía o mamograma es una radiografía de los senos que sirve para detectar si existe un tumor, antes de que tenga un tamaño lo suficientemente grande para que pueda sentirse al tacto.

Como cualquier radiografía, las mamografías emiten una pequeña cantidad de radiaciones que pueden ser perjudiciales para la salud y hay algunos casos de falsos positivos, entre otras cosas. Por eso hace un tiempo ha comenzado un debate sobre la conveniencia o no de hacerse este estudio, y las opiniones siguen divididas.

Algunos opinan que las mamografías no son recomendables en mujeres menores de 30 años, aunque tengan cierta predisposición genética que aumente su riesgo de desarrollar cáncer. Para detectarlo de manera temprana, hay otras pruebas que no emiten radiaciones, como los estudios de resonancias magnéticas (MRI) y el ultrasonido. Estos estudios tienen sus indicaciones y su lugar en ciertos casos.

El consenso general es que en el caso de las mujeres mayores, el riesgo disminuye y los beneficios que puede aportar una mamografía son superiores a los riesgos, sobre todo después de los 50 años de edad. Por eso, en Estados Unidos se recomienda que las mujeres a partir de esta edad se hagan mamografías anuales para la detección temprana del cáncer del seno (y de hecho hay organizaciones como la Asociación Americana contra el Cáncer, y la Asociación Americana de Gineco-Obstetricia, entre otras, cuya recomendación es que las mujeres se hagan mamografías anuales a partir de los 40 años). Lo que pasa es que la mamografía puede detectar un cáncer mucho antes de que de síntomas o de que se pueda sentir durante un examen.

Lo importante es que no dejes de hacerte los controles ginecológicos de rutina todos los años, independientemente de tu edad, y que según sea tu caso hables con tu médico para que juntos determinen las pruebas y los cuidados particulares que debes considerar para prevenir el cáncer de mama.

Otra forma muy práctica de estar alerta es que tú misma te hagas una prueba de autocontrol para detectar alguno de los señales del cáncer de mama y puedas ir al médico si notas que algo no anda bien. Recuerda que entre los principales síntomas o signos del cáncer de seno se encuentran:

  • Aparición de un bulto en las mamas (senos) o debajo del brazo (axila).
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de las mamas, o endurecimiento o hinchazón de una parte de las mamas.
  • Irritación o hundimientos en la piel de las mamas, así como enrojecimiento o descamación en el pezón o las mamas.
  • Hundimiento del pezón, dolor en esa zona o secreción que no sea leche, incluso de sangre.
  • Dolor en cualquier parte de las mamas.

¿Cómo puedes detectarlos tú misma? No es tan difícil, puedes  hacerlo parada o acostada en la intimidad de tu hogar:

  1. Párate frente al espejo con los brazos a los lados y observa tus senos detenidamente buscando alguna señal de alerta.
  2. Pon tus manos sobre tus caderas y presiona tus brazos para abajo para tensionar  los músculos de tu pecho. ¿Ves algún cambio?
  3. Inclina tu espalda hacia delante y fíjate si ha habido cambios.
  4. Nuevamente con la espalda recta, levanta los brazos sobre tu cabeza y junta las palmas de tus manos. Si no ves ningún cambio hasta ahora, puedes seguir con la segunda parte del auto examen.
  5. Recostada en cualquier superficie plana, como tu cama, pon una almohada pequeña o una toalla doblada bajo el hombro derecho (también puedes hacerlo en la ducha, con un poco de jabón en tus dedos para que se deslicen más fácilmente).
  6. Revisa si tu pezón derecho está soltando líquido. Presiónalo suavemente, como si quisieras sacar algo de él.
  7. Palpa tus senos en busca de cualquier cambio extraño como una bolita dura, piel gruesa o dolor al presionar en un lugar. Empieza poniendo tu mano derecha en tu cadera, y con los tres dedos del medio de tu mano izquierda, palpa tu axila y tu clavícula del lado derecho.
  8. Levanta el brazo derecho detrás de tu cabeza. Con la parte de abajo de los mismos tres dedos de la mano izquierda, presiona en como haciendo un círculo suavemente sobre tu seno derecho (como un masaje), de abajo hacia arriba, empezando por la derecha y terminando en la izquierda
  9. Ahora palpa haciendo líneas desde afuera del seno hacia el pezón. Tan pronto termines la primera línea, mueve tus dedos en el sentido de las manecillas del reloj y arranca la segunda. Y así sucesivamente, hasta cubrir todo el seno.
  10. Por último, palpa tu seno formando círculos como un reloj, arranca a las 12 en punto, luego a la 1, las 2, las 3, y así sucesivamente. Cuando completes el primer círculo alrededor de tu seno, acerca tus dedos un poco más a tu pezón y repite el ejercicio, hasta que no quede ni una sola parte sin palpar (tocar).

Repite estos ejercicios palpando tu seno izquierdo. Hazlos una vez al mes, pocos días después de haber terminado tu período menstrual.

Paralelamente, también puedes adoptar algunos hábitos saludables que pueden ayudarte a prevenir el cáncer:

  • Procura mantener un peso sano y haz ejercicio de manera regular.
  • Conoce tus antecedentes familiares de cáncer de mama. Si tu madre, hermana o hija lo tuvieron o lo tienen, consulta con tu médico sobre tu riesgo y cómo disminuirlo.
  • Infórmate sobre los riesgos y beneficios de la terapia de reemplazo hormonal.
  • Limita el consumo de alcohol.

Pueden parecer muchas cosas, todas juntas, pero no es tanto ni tan complicado. Comienza cambiando tus hábitos poco a poco y no te olvides de hacerte los controles necesarios. Combatir el cáncer de mama, también está en tus manos.

Imágen © iStockphoto.com / mark wragg

Vida y Salud

Síguenos

3,662FansLike
69Seguidores+1
6,704FollowersFollow

Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias según su navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información >

ACEPTAR
Aviso de cookies