El ejercicio es bueno para luchar contra el cáncer

¿Te ha hablado tu doctor sobre las ventajas del ejercicio para los pacientes con cáncer? Un estudio señala que pocos doctores hablan sobre este tema con sus pacientes. Sin embargo, varias investigaciones han demostrado qué tan saludable puede ser la actividad física para combatir la enfermedad. Descubre más detalles sobre este tema y ponte en movimiento, para prevenir o combatir el cáncer de esta manera.

En toda la literatura que se distribuye en los centros de cáncer, el ejercicio es uno de los métodos paliativos más importantes para superar la enfermedad y sobrellevar el tratamiento. Sin embargo, un estudio ha demostrado que, en verdad, son pocos los médicos que conversan acerca de esto con sus pacientes.

Del mismo modo, aunque los pacientes con cáncer han oído hablar sobre los beneficios del ejercicio físico para sus tratamientos y su estado de salud en general, muchos no le dan importancia al tema y evitan hablar con sus oncólogos al respecto.

Unos investigadores del Departamento de Medicina Física y Rehabilitación de la Clínica Mayo analizaron cuánto saben los pacientes sobre el ejercicio, cómo se sienten al respecto y qué obstáculos impiden que sigan una rutina de actividad física, aún conociendo sus beneficios. De esta forma, detectaron que los pacientes con cáncer se tomaban más en serio los consejos para hacer ejercicio cuando se los recomendaba un oncólogo. Sin embargo, ninguno de los que participó en el estudio señaló que había conversado sobre este tema con su médico.

Según este estudio, que fue publicado recientemente en la revista Journal of Pain and Symptoms Management, los investigadores también encontraron:

  • que quienes hacían ejercicios de manera regular antes de enterarse de que tenían cáncer tendían a mantenerse activos luego del tratamiento.
  • que muchos enfermos no sabían que tenían que hacer un esfuerzo físico mínimo por día, y consideraban que hacer actividades como la jardinería a diario era suficiente.
  • que la mayoría no sabía que la inactividad puede contribuir al debilitamiento del cuerpo y a una mayor vulnerabilidad a los problemas, incluidos los síntomas del cáncer.

Y tú, ¿te identificas con alguno de estos casos? Si te han diagnosticado cáncer y estás en tratamiento, recuerda que hacer ejercicios durante esta etapa tal vez hasta te ayude a transitar las molestias que te genera el mismo tratamiento y hasta te levante el ánimo.

Por su puesto, de acuerdo al tipo de cáncer que padezcas y/o a qué tan avanzada esté tu enfermedad o a la etapa del tratamiento en el que te encuentres, es posible que no puedas hacer cualquier tipo de ejercicio o, por lo menos, es necesario que tengas en cuenta ciertos cuidados para evitar que te lastimes.

Por ejemplo, evita los ejercicios vigorosos si tienes riesgo de tener infecciones, anemia o sangrados; no hagas ejercicios si el nivel de tus minerales en la sangre está bajo (como el sodio, el potasio, etc.). Esto podría ocurrir si vomitas mucho o tienes diarrea y necesitarás un examen de sangre para saberlo (tu médico te lo solicitará). También debes controlar tu programa de ejercicios para que sea seguro, en caso de que el tratamiento contra el cáncer afecte tus pulmones, para no empeorar la condición.

Además, una cosa es que no te dejes vencer por el cansancio que muchas veces provoca el mismo tratamiento y otra muy distinta es estar realmente agotado(a). Tú mismo(a) debes darte cuenta de tus límites y si notas que el ejercicio te está haciendo sentir peor o te causa dolor, entonces descansa y cambia tu rutina.

Antes de comenzar cualquier tipo de ejercicio, recuerda consultarlo con el o la especialista que te está atendiendo, para que pueda decirte qué es lo más conveniente en tu caso, si debes evitar algún tipo de movimiento o esfuerzo y cuáles pueden ayudar a que te sientas mejor. Entonces sí, anímate a mantenerte activo y sigue disfrutando los buenos momentos, a pesar del cáncer. Es, no lo dudes, una gran victoria en la batalla contra la enfermedad.

Imágen © iStockphoto.com / Patrick Heagney

Vida y Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.