La vitamina A y sus derivados contribuyen a tener una piel más joven

Los retinoides son compuestos químicos relacionados a la vitamina A pero muy potentes, que tradicionalmente se usaban para el tratamiento del acné severo. Con el  tiempo se descubrió que son eficaces para tratar las arrugas y otros signos del envejecimiento como las manchas en la piel.

A la hora de combatir las arrugas y otros signos del envejecimiento en la piel, estamos dispuestos a probarlo todo. Pero tantos productos e ingredientes con nombres extraños pueden causarte confusión y frustración. Cuando lees los componentes de esa crema que compraste y ves retinol, retinoides,  retin-A y ácidos retinoicos, quizá te preguntes ¿qué significan y cuál es la diferencia?

Empiezo por decirte que la vitamina A también se conoce como retinol. Esta vitamina es importante para el funcionamiento adecuado y el mantenimiento de los dientes, los tejidos blandos, los huesos, las membranas mucosas y la piel.

La vitamina A es esencial para la vida del ser humano. Es indispensable para que se pueda ver bien (de hecho se conoce como retinol debido a que genera pigmentos para el funcionamiento de la retina) y tiene propiedades antioxidantes. El retinol se puede descomponer u oxidar hasta formar los ácidos retinoicos que se ha comprobado estimulan el buen funcionamiento de la piel, protegen el colágeno y bloquean la acción de los radicales libres que contribuyen al envejecimiento.

Los retinoides son el grupo de compuestos químicos relacionados con la vitamina A, es decir, retin A (tretinoína) que es un tipo de ácido retinoico y otros como etretinato y tazaroteno, entre otros.

Según los dermatólogos, lo mejor para evitar el envejecimiento de la piel es el bloqueador solar y después, la vitamina A. Los productos que contienen estos componentes derivados del retinol pueden provocar cambios significativos en la apariencia de la piel y hacer que se vea más joven y sana.

Algunos retinoides son de venta libre y otros más potentes requieren receta médica. Estos químicos previenen la acumulación de células muertas en los poros y los folículos y estimulan el crecimiento saludable de las células epiteliales.

Un dermatólogo te podría recomendar uno o varios de los que existen en el mercado de venta libre, si es que no te ha recetado uno en particular, pues la concentración de retinoides varía de producto a producto y esto afecta su efectividad.

Los retinoides pueden tener algunos efectos secundarios. Estos incluyen: enrojecimiento, sequedad, irritación y pueden hacer que la piel se despelleje. También es importante que tengas en cuenta que el uso de los derivados de la vitamina A aumentan la sensibilidad a los rayos del sol, por lo que si no te cuidas la piel con un bloqueador adecuado, pueden empeorar tus manchas y otros problemas. Por eso se recomienda que siempre se usen durante la noche. Y durante el día, prepárate con un buen bloqueador solar y verás mejores resultados.

De cualquier modo, recuerda que para cuidar tu piel y retrasar los signos del envejecimiento, debes tomar mucha agua, alimentarte bien (incluyendo otras formas de vitamina A de origen vegetal que contienen carotenoides como la zanahoria, por ejemplo) y evitar el sol usando siempre un bloqueador solar.

Imágen © iStockphoto.com / Valua Vitaly

Vida y Salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.