Sinusitis: qué y cómo tratarla


Se denomina sinusitis a la inflamación de la mucosa de los senos paranasales. Generalmente obedece a infección por agentes bacterianos, virales u hongos.

Hay una forma aguda y una forma crónica. La forma aguda dura menos de tres semanas y la forma crónica más de tres meses. También se suele describir una forma subaguda intermedia que dura de tres semanas a tres meses.

La sintomatología está caracterizada por dolor e inflamación en la zona del seno inflamado, pudiendo o no aparecer fiebre.

El tratamiento generalmente consiste en medidas para favorecer el drenaje de los senos comprometidos, con inhalaciones de vapor y fármacos descongestivos, a lo que se agrega tratamiento antibiótico.

Las sinusitis pueden estar provocadas por una lesión en el hueso frontal que impida a los senos vaciarse con normalidad.

En nuestro medio existen algunos productos que contienen componentes descongestionantes. Es interesante que cada paciente pueda preparar su propia solución o la necesaria para su hijo. Pasos:

• En una cacerola pequeña se coloca 1 litro de agua de la canilla o mineral y la se pone a hervir.
• Mientas está hirviendo se le coloca dos o tres cucharaditas de sal gruesa o sal marina del tamaño del té
• Se agregan otras dos cucharaditas de bicarbonato de sodio.
• Se la deja enfriar a temperatura ambiente.
• Luego se la introduce en un envase que será utilizado como gotas nasales o para realizar lavajes. Recordar que siempre la solución debe ser previamente agitada. Luego de una semana de utilización el resto se descarta y se prepara, si fuera necesario, una nueva solución.
• Para los niños más grandes y los adultos se sugiere utilizar una jeringa de 10 o 20 mililitros que se llena con la solución preparada (no introducir la jeringa en el envase, pues se puede contaminar todo el contenido).
• Se debe instilar con la jeringa y por consecuencia el chorro de solución hacia atrás, no hacia arriba.
• Si se tragara el paciente un poco de solución recordar que es solo sal y agua y que no puede provocar ningún tipo de problemas. En algunas pocas oportunidades el contenido salino puede provocar ligero ardor que desaparece con el correr de los días. Si la molestia persistiera, sugerimos preparar una nueva solución no tan hipertónica. Se sugiere realizar los lavajes parados o sentados, no acostados, para tragar la menor cantidad de solución y no presentar dicha incomodidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.