Limites a los Alimentos y Productos Enriquecidos

Por fin un poco de sensatez entre tanta promoción engañosa que incita al consumo de tantos productos enriquecidos con el último compuesto de moda.
Todos hemos sufrido el reclamo a través de de mensajes que etiquetan productos alimenticios como: “adelgaza”, “potencia la memoria”, “reduce el colesterol”, etc. pero habría que comprobar cuánto de cierto hay en todo ello y de que manera ha sido probado.
Debido al supuesto  abuso de estos reclamos para promocionar el consumo, la Unión Europea ha limitado a 222 (ya son unos cuantos!), las propiedades que la industria alimenticia puede atribuir, siempre que se haya demostrado científicamente.
Bajo mi punto de vista las sustancias naturales como los bífidus, los antioxidantes de lo cítricos, los polifenoles de las frutas y verduras, la soja etc. están de por sí presentes en una dieta equilibrada. Lo que es de dudosa credibilidad es que sea necesario incluirlos artificialmente en tantos productos de consumo masivo: leche, margarinas, galletas, etc. Tampoco  es muy creíble que tantas cremas te solucionen el problema del envejecimiento favoreciendo esa “lucha contra los radicales libres” solo por llevar un derivado de soja, vitamina C, etc..

Existe una necesidad de valorar individualmente las carencias de cada persona, añadiendo los suplementos de calidad  necesarios en cada caso. No se necesita el mismo aporte de hierro en una mujer embarazada que en una preadolescente. No todos toleramos los productos de soja (pudiendo ser tóxica en determinados casos). etc.

Los avances en la alimentación y el conocimiento sobre nutrición están facilitando una mejor alimentación y cuidado personalizados, pero es necesario estar bien informado y no comprar beneficios a cualquier precio y sin criterio solo porque  “este de moda” y lo diga la etiqueta.

Contagiate de Salud, blog sobre salud, bienestar y coaching de salud

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.