Informes y medios de comunicación: ¿cada uno entiende lo que quiere?

En septiembre de 2010 hablamos en saludconcosas del ya típico (y tópico) informe sobre los servicios sanitarios de las comunidades autónomas, elaborado por la FADSP (Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública). Nuestra opinión fue bastante crítica dado que se trata de un informe elaborado en base a los recursos que tiene cada servicio de salud (financiación, estructura, etc) pero no por su funcionamiento o por sus resultados de salud. Como ya dijimos: «Lógicamente, si se mide un servicio de salud por su estructura, esto es, por lo que tiene, apenas sabremos nada de su calidad y de su funcionamiento«.

Esta semana se ha presentado un nuevo informe, y por lo que se observa, los indicadores son muy similares a los informes de años anteriores. Todos los medios se han hecho eco de sus conclusiones sin apenas plantearse si el ratio de camas por habitantes es realmente un indicador imprescindible y útil para comparar un servicio de salud con otro (en un entorno de reducción de estancia media, de procesos que se hacen ambulatorios, etc). Podéis leer lo que han publicado El País o El Mundo, aunque casi todos los medios han publicado alguna reseña del informe.

Por ello, decimos lo mismo que hace dos años. Por una parte, este informe refleja que seguimos obsesionados por la cantidad, buscando la conclusión (errónea) de que el servicio de salud con más recursos es siempre el mejor. Un buen ejemplo es la alta tecnología, ¿es mejor tener más equipos de TAC que otro servicio de salud? Por otra parte, nos llama la atención que los medios de comunicación no se planteen si se trata de un informe serio, con rigor, con indicadores fiables y consistentes, y con datos que reflejan diferencias reales de calidad o de resultado. No estaría mal que los periodistas le dieran alguna vuelta a los indicadores, antes de lanzarse a los titulares alarmistas tan de moda últimamente.

Cuando los medios se den cuenta de que más sanidad no siempre implica mejor salud, y que tener más recursos sanitarios no quiere decir que se usen bien dichos recursos, quizás todo sea diferente y se entiendan mejor ciertas noticias, medidas y propuestas.

Nota final: Para acabar, por si alguien lo piensa, aquí tenéis mi conflicto de intereses: trabajo como directivo en un departamento de salud del servicio de salud que ha quedado en último lugar de la clasificación (Agencia Valenciana de Salud). Sin embargo, este hecho no implica subjetividad a la hora de escribir esta entrada.

Salud con cosas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.