Haciendo preguntas

Han sido poco más de doce días, muy tensos, pero que desde el minuto 1 presagiaban que aquella decisión no tenía ni pies ni cabeza. El anuncio de la Comunidad de Madrid de que el Hospital de la Princesa iba a ser un «hospital de alta especialización para la patología de las personas mayores» cogió a todos por sorpresa, pero ha sido como un petardo, que tras el ruido y el humo, se apaga.


Al parecer, que aún no se sabe como acabará todo, el Hospital de la Princesa seguirá siendo un centro sanitario general que tendrá un área de especialización en personas mayores, y mantendrá su carácter científico e investigador, y además será el hospital de referencia para los más de 300.000 habitantes del área sanitaria.

La planificación en materia de hospitales de Madrid de la última decada no ha sido la más acertada, primando más la apertura de nuevos centros (criticados cuando se anunciaban) que la reorganización de los existentes. El énfasis en la hiperespecialización no es el más inteligente en una época de crisis y reducción del gasto como la actual, pero ahora toca seguir adelante con las decisiones del pasado. Lógicamente, cerrar los hospitales que hacen unos años no eran necesarios no es la mejor solución, y crear centros especializados en colectivos, como el proyecto para La Princesa, tampoco.

Por todo ello, nuestra mayor duda es conocer el origen de este tipo de medidas o proyectos, que (al parecer) no están basados en la evidencia ni persiguen (a priori) la mejora de la salud ni resolver problemas concretos de la ciudadanía. Haciendo buenas preguntas siempre es más fácil encontrar la respuesta adecuada.

Como decía aquel mítico anuncio del AHRQ para promover las preguntas por parte del paciente: Questions are the answer.

Salud con cosas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.